Capítulo 3

SEC. 4.- PASO DE PEATONES EN LA CIUDAD / EXT. / DÍA

Son las 10 de la mañana de un día cualquiera del año 2010, en un día primaveral.

Se escuchan sonidos urbanos de tráfico intenso, algún claxon, el ruido de una obra cercana, el murmullo de la gente, una sirena a lo lejos…

En un paso de peatones de una calle del centro de la ciudad, vemos una silla de ruedas de perfil, donde una persona adulta permanece sentada, inmóvil y semioculta por el soporte vertical del semáforo. Al fondo, a través de los radios metálicos de las ruedas de la silla, un grupo de personas, espera para pasar al otro lado.

El semáforo se pone en verde. El hombre de la silla de ruedas es el último en pasar. Cuando descubrimos su rostro,  y vemos la cicatriz que se hizo cuando era un niño, nos damos cuenta de que es David en la actualidad.

David tiene 30 años de edad, y su cuerpo ha continuado deteriorándose con el paso del tiempo, desarrollando algunas deformidades óseas. Lo que si ha mejorado es su valentía, inteligencia, sus ganas de vivir, la confianza en sus posibilidades y su gran sentido del humor.

David recorre en su silla de ruedas las calles de la ciudad. Tiene prisa porque tiene una cita. Cuando llega a un paso de peatones, en el que no existe ningún semáforo, no puede pasar porque un coche mal aparcado se lo impide. Lejos de lamentarse y pedir ayuda, se las ingenia para poder pasar, y busca otro hueco entre los coches aparcados a la largo de la calle, preferentemente las salidas de las cocheras, porque tienen vados y las aceras están rebajadas.

Cuando llega a un hueco que parece justo para pasar, saca una cinta métrica de un bolsillo de su cazadora, y después de medir la distancia entre los dos coches…

DAVID

¡Mierda! Por dos centímetros.

Continua buscando otro hueco, y de nuevo lo encuentra. Parece el apropiado. Coge de nuevo la cinta métrica.

DAVID

¡Eureka! Me sobra un centímetro y medio.

David, se pone en posición y poco a poco va pasando entre los dos coches, con mucho cuidado. Cuando por fin está a punto de pasar al otro lado, un camión pasa a toda velocidad… mientras se oye como grita David…

Capítulo 2

SEC. 3.- SALÓN COMEDOR CASA DE DAVID / INT. / ATARDECER

La decoración de la estancia es de estilo rústico y sencillo. Es el prototipo de la vivienda de una familia de clase media de los años 90 en España.

Las manos de una mujer zarandean al astronauta…

MUJER/MADRE DE DAVID (Voz en Off)

(Muy asustada y temblorosa)

¡David!,….¡David!……..¡despierta! …¡cariño, despierta!…

Vemos, de perfil, la parte superior del cuerpo del astronauta, sentado enfrente a una mesa, que reacciona al meneo que le ha dado la mujer.

Se quita el casco con dificultad, y cuando descubrimos su rostro, vemos que es un niño disfrazado de astronauta. David, que así se llama, es un muchacho muy ingenioso, valiente, optimista, confiado en si mismo y con un agudo sentido del humor. Es moreno, con ojos castaños, tiene una cicatriz en su cara y está empapado en sudor.

Cuando levanta su mirada, ve a su madre, que le ha despertado de su sueño, y que permanece de pie a su lado. Es una mujer madura de unos 30 años de edad, de pelo castaño y ojos oscuros, con rasgos muy acentuados. No trabaja y se dedica en cuerpo y alma a cuidar de David, su único hijo. Su marido trabaja en un empresa de pizarra, y siempre regresa a casa muy tarde. Es una madre súper protectora, exigente y muy cariñosa.

DAVID

(normal, como si nada)

¿qué?,…¿qué pasa?…….¿qué quieres  mamá?….

MADRE DE DAVID

(Un poco más tranquila)

¡Menudo susto me has dado!…pensé que no respirabas.

DAVID

(con sonrisa guasona)

¿Cómo no voy a respirar?…..¡tengo las botellas de oxigeno conectadas!…….

MADRE DE DAVID

(enfadada, le reprende cariñosamente)

¡David!,…¡si lo llegamos a saber no te lo regalamos¡,… ¿qué pensará tu padre?….además…..¡Están tus amigos esperando para que soples las velas!

Alrededor de la mesa, acompañando a David, tres niños y dos niñas de su edad, le miran con los ojos abiertos como platos. Una tarta de cumpleaños con las velas encendidas preside la mesa. Hoy David cumple 10 años. La mesa está llena de botellas de coca-cola, Fanta naranja, vasos de plástico…y las paredes adornadas con globos de todos los colores.

DAVID

Es que antes de soplar hay que pensar en un deseo….

MADRE DE DAVID

Sí, Pero para eso no hace falta ponerse el casco,…¿cuántas veces te hemos dicho tu padre y yo que no puedes hacer todo lo que tu quieres… ¿en qué pensabas?

DAVID

No te lo puedo decir,… porque sino los deseos no se cumplen.

MADRE DE DAVID

Ya sabes que el mundo que te espera no es así, nosotros te queremos mucho, y estaremos siempre a tu lado, pero tienes que quitarte esas ideas absurdas de la cabeza.

La madre que parece calmarse, respira profundamente y cambia de conversación.

MADRE DE DAVID

…Venga,…venga…..sopla las velas.

David, se encoge de hombros y con resignación sopla las 10 velas de su cumpleaños, las cuales apaga de un soplido.

Todos los niños y su madre aplauden con entusiasmo, felicitando a David. Mientras todos se levantan para cantarle la canción de “feliz cumpleaños”, David intenta levantarse de su silla, pero no puede.

DAVID

(Lleva las manos hacia atrás)

Este traje pesa demasiado, ..¡necesito conectar los propulsores!…

Su madre acude en su ayuda para que pueda levantarse. Uno de los niños también quiere ayudar, y se acerca por detrás para retirar la silla en la cual está sentado David.

En este preciso instante, descubrimos que David donde realmente está sentado es en una silla de ruedas, la cual utiliza desde hace tiempo para poder desplazarse.

David, nació con un trastorno del sistema nervioso, causado por una mutación genética. Tiene alguna dificultad para moverse con soltura. Los músculos de sus extremidades están débiles y ha perdido algunos movimientos de las piernas, pies y manos.

Desde el pasillo que da acceso al salón, vemos la silla de ruedas de perfil, vacía, inmóvil y semioculta por el marco de la puerta de entrada. Al fondo, a través de los radios metálicos de las ruedas de la silla, todos continúan celebrando el cumpleaños, alrededor de la mesa.

Capítulo 1

SEC. 1.- TEJADOS DE LA CIUDAD / EXT. / ATARDECER

Los tejados de pizarra, sembrados de antenas de televisión VHF/UHF, se perfilan en el horizonte de una pequeña ciudad, iluminada por la luz rojiza de una espectacular puesta de sol. Las nubes y la luz se mueven a una velocidad más rápida de lo normal. Al fondo, la luna aparece rápidamente ante nuestros ojos.

Detrás de los cristales de una ventana del piso más alto de un viejo edificio, vemos el torso de un astronauta que contempla los cielos. Su rostro apenas puede distinguirse,ya que lleva el casco puesto. Su cuerpo permanece inmóvil.

Un pequeño ventilador gira vertiginosamente moviendo las cortinas que rozan su cuerpo.

Una música electrónica nos traslada a otros mundos.

Sobreimpresionado aparece el rotulo con el título de la Webseríe:

“PERFILES”

SEC. 2.- HABITACIÓN DE DAVID / INT. /ATARDECER

Las paredes de la habitación, iluminadas únicamente por la luz exterior que de forma vertiginosa entra por la ventana, están repletas de carteles e imágenes de películas de ciencia ficción. Las estanterías están llenas de libros, objetos y películas VHS sobre mundos imaginarios y viajes al espacio interestelar. La mezcla de estilos decorativos de la habitación es evidente, aunque predominan algunos muebles rústicos.

Un muñeco Madelman astronauta y un módulo lunar Apolo de juguete están en un lugar preferente. En el calendario, cuyas hojas no paran de moverse, está marcada la fecha actual: 15 de Octubre de 1990.

El astronauta, visto de perfil, mira los cielos a través de la ventana. Está sentado en una silla de madera con los pies colgando, los cuales mueve ligeramente, casi en cámara lenta. Es de pequeña estatura.

A su lado el pequeño ventilador continua girando a una velocidad más rápida de lo normal moviendo las cortinas que rozan su cuerpo.

A lo largo de la secuencia, escuchamos la respiración fuerte y entrecortada del astronauta, y de fondo, la misma música electrónica.